INICIO

02 marzo 2016

BEN MONDER - Amorphae


AMORPHAE

Ben Monder (guitarra eléctrica, guitarra eléctrica-barítona), Pete Rende (sintetizador), Andrew Cyrille (batería), Paul Motian (batería). Grabado en octubre de 2010 y diciembre de 2013. ECM



Guitarrista de lenguaje avanzado, sonido cimbreante, expansivo y atmosférico, Ben Monder se prodiga poco en publicaciones propias -esta significa su debut en el sello ECM- aunque su figura goza del prestigio de sus compañeros. Sus más recientes colaboraciones le sitúan en proyectos avanzados tan dispares como el dúo con el cantante con tratamiento sampleado de voz Theo Bleckmann o junto al renovado grupo Paloma Recio del saxofonista Tony Malaby. Ambos coincidieron en esa plataforma estimulante y revisionista de la modernidad en el jazz (Bud Powell, Monk, Parker, Mingus) llamada Electric Bebop Band (Garden of Eden, ECM 2006), con la que Paul Motian impulsó las carreras de jóvenes músicos, principalmente saxofonistas y guitarristas, en la década del 2000.



La clara división en dos sesiones de grabación separadas entre sí casi tres años llevan a pensar que el proyecto se retomó con nuevos colaboradores. El dúo que Monder mantenía con su mentor Motian en 2010, génesis de este trabajo, se hace aún visible en los títulos Oh What a beautiful morning y Triffids y en las piezas en solitario Tendrils y Dinosaur skies. Insuficientes para completar un disco tras el fallecimiento del baterista en 2011. 

La liviana coreografía sostenida en el aire en la que Paul Motian había esencializado su arte - al final de su carrera- hacían de él más pintor que percusionista. Así, inspirado quizá por esos preciosos temas breves, evanescentes y oníricos que compartió con Bill Frisell y Joe Lovano (Cambodia uno de las últimos), la colaboración con Monder adopta la idea de construcción en planos, en la superposición de capas, en la creación de lienzos cromáticos más o menos perturbadores o contemplativos que conectan esta música con los trabajos referenciales del proto-ambient (1973-75) de Brian Eno y Robert Fripp.

Esa idea paisajística (soundscapes) que venía marcada en la sesión inicial -a dúo o en solitario- se traslada a la segunda con el reforzamiento de teclados planeadores (Pete Rende), mientras que Cyrille sigue perfilando los motivos aéreos legados por Motian. 

Amorphae es un trabajo cuyo título ofrece una pista sin perfiles claros, de trazo alargado y suspendido, de intensidad espaciada que crece, se acumula y dispersa. Cuadro abstracto que concita conexiones entre el mundo virtuosístico propio del jazz de Motian (batería) y el tratamiento tecnológico expansivo del ambient de Eno (teclados). 




No hay comentarios:

Publicar un comentario