INICIO

29 mayo 2017

PERICO SAMBEAT Plays Zappa


PERICO SAMBEAT

Perico Sambeat (saxo alto y soprano, flauta), Javier Vercher (saxo tenor y soprano), Voro García (trompeta), Toni Belenguer (trombón), Santi Navalón (teclados), Iván Cebrián (guitarra), Julio Fuster (contrabajo y bajo elec.),  Miquel Asensio "Rochet" (batería).
Grabado el 21 y 22 de junio de 2016 en Valencia. Nuba Records 2016.
Antonio Porcar-Fotos
Por Jesús Gonzalo @noiself


Pese a morir con 52 años, su producción es tan vasta como su influencia.  Nadie consiguió seducir y convencer como Frank Zappa durante décadas con una propuesta tan original, divertida y, eso hoy sería un obstáculo insalvable, exigente. Por una construcción en forma de puzzle y un esquema instrumental polivalente con dotes teatrales, su obra, siempre alérgica a toda catalogación, se puede abordar desde distintos ángulos, haciendo más hincapié en el jazz, el rock o en la música contemporánea. Eque ha elegido Perico Sambeat, que justo antes ya había abordado otro proyecto de dimensión casi orquestal para The black saint and the sinner lady de Charles Mingus, es estrictamente instrumental y en él reúne temas a los que les vincula afecto y admiración.

Todo lo que se ama se conoce. Adentrase en las intrincadas partituras de Zappa, donde pueden coincidir puntillismo, polirritmia e incluso atonalidad en veloces compases, exige de una actitud decidida y una visión arquitectónica. Zappa creó un tipo de rock nuevo hecho de gestualidad y letras surrealistas, que se autogeneraba en desarrollos trufados de cambios temáticos e improvisación. The Mothers, partiendo como modelo, tenía la capacidad expresiva suficiente para poder versionar el Petrushka de Stravinsky, pasar al rock satírico o el funk sicodélico y de ahí a formas libres del jazz. 

The Mothers (of Invention) fue la plataforma polivalente de un sello propio que arranca en Freak Out!, toma forma en el visionario Uncle Meat, se reafirma en Hot Rats y diversifica desde el jazz fusion en The Grand Wazoo, entre finales de los 60 y mediados los 70. Esta trascendental época está recogida en algunos de los temas de Zappa elegidos por Sambeat

Es éste el terreno que aborda el repertorio. Conocedor del reto, Sambeat se emplea en un formato que reúne un color tímbrico variado y una funcionalidad a medio camino entre grupo de jazz-rock-rhythm&blues y fanfarria (destilada por la paleta jazzística). Un esquema mixto eléctrico o de fusión que incluye los mejores metales valencianos, guitarra con clara presencia, teclados, bajo y batería (no aparece el representativo vibráfono, sustituido aquí por teclado).


 "Mientras Perico y yo hablábamos del proyecto nos pusimos a cantar algunos temas de Zappa, completamente ilusionados. Iba a ser un homenaje a nuestro héroe"
Chevi Martínez, productor de Plays Zappa             
Aunque sus temas podían tomar derroteros inesperados y llegar a ser tan deformes como For Calvin (que viene de ese experimento histórico llamado Uncle Meat), cualquiera de sus melodías, con ese ritmo trepidante y cruzado, de líneas remarcadas, tienen un sello particular. Tan reconocible y memorable como recuerda en el fragmento superior Chevi Martínez, productor de este trabajo y dueño del internacional e imprescindible club valenciano Jimmy Glass, espacio donde se gestó este proyecto -y el de Mingus- para clausurar su V Festival de Jazz Contemporáneo en 2015. 

En las entrelíneas que deja un léxico tan plural y animado como cifrado es donde el accidente positivo e intenso que provoca Zappa brinda la oportunidad de ofrecer una lectura propia. Los temas de Sambeat provienen de obras referenciales, principalmente, decíamos, de la década de los 70, pero incluye curiosidades extraídas de los 80`s como The Man from Utopia y You can`t do on the stage, anymore. El sonido general se recrea en esta época tardosicodélica de jazz fusión, rock sinfónico y funk como en A pound for a Brown. Hay que tener presente que Miles Davis ya había entregado Bitches brew, una revolución, unida a la del propio Zappa, que permite interpelar a ambos en teclados, distorsiones y ciertos patrones rítmicos. 

Pero la banda, además de esos espacios que toman impulso en la sección rímtica, se crece en la orquestación contemporánea ante la riqueza de las partituras. Lo hace en piezas tan brillantes y llena de contrastes dinámicos como Imaginary diseases/Tin walks amok o en el más climático I promise not to come in yout mouth (destacado solo de sintetizador con sonido cósmico de época)

Oh No!
El octeto valenciano en directo desde el Jamboree-BCN. Delante y de izquierda a derecha, Santi Navalón, Voro García, Perico Sambeat, Toni Belenguer y Javier Vercher

Porque esa es la intención, recrear el espíritu y la materia prima del origen, superponiendo figuras de manera actual (For Calvin, que contaba con los teclados de George Duke), dejando protagonismo a la guitarra (Don`t you ever wash that thing? Inca Roads, entre otras), estilizando las líneas en algunos momentos (It must be a camel suena incluso a Maria Schneider), perfilando en intrincados unísonos (teclado/vibráfono-bajo-flauta) el capricho melódico (Inca Roads) y como despedida, pudiendo ser el preludio deseado de todo buen aficionado, un canto zappatista que concentra barroquismo y positividad militantes:  Peaches en regalia, contenido en Hot Rats.
"Siempre me fascinó que temas como Peaches fueran lineales, una sucesión de distintos motivos e ideas sin la típica estructura de repetición de secciones y estribillos. Es el tema del disco que no he modificado, respetando su estructura original sin incluir solos"
Perico Sambeat

Música desprejuiciada y exigente como ninguna, podía ser tan seria y mordaz como fue el carácter de Frank Zappa. Sólo desde la honestidad y la solvencia técnica y compositiva en colectivo, salpimentado de sátira, se puede uno acercar a su universo. La versión de Sambeat lo consigue optando por un sonido de los 70 edificante y refinado. La ironía la pone el oyente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario