INICIO

03 abril 2017

TOMASZ STANKO NEW YORK QUARTET December Avenue


Crepúsculo en Central Park

En la dialéctica del claroscuro que define estéticamente el sonido ECM, Tomasz Stanko es el trompetista que mejor lo expresa. Tras obras como Leosia o From the Green Hill, producciones ambiciosas de carácter internacional excesivamente ajustadas al sonido de marca,  el músico polaco volvía con energía renovada al sello con el aplaudido homenaje en Litania (1997) a Krysztof Komeda, compositor y pianista de cuyo grupo formó parte a finales de los 60. Esta fue la antesala del inaplazable encuentro con un trío de jóvenes compatriotas que le seguían desde hace años. Grabó varios trabajos con ellos desde Soul of things  (2002) hasta Lontano (2006), consiguiendo junto a ellos desprenderse de una estética, hasta entonces, agazapada entre atmósferas mortecinas.
La ambivalencia entre hondura y contemplación, sin caer en el relato corto, adquiere con el New York Quartet una capacidad narrativa más accesible y ligera, de una impregnación más directa

Si unimos la influencia existencialista y en largos desarrollos "cubistas" o en espejos de Komeda, teñida también de desvanecimientos anímicos, el resultado es el sonido melancólico e inconformista de la trompeta de Stanko. En perfecta sintonía con el trío polaco de Marcin Wasilewski durante la década del 2000, el músico obtuvo junto a él la profundidad de campo que su luminosa e incisiva trompeta necesitaba para desvelar e impulsar un sonido de poético y nostálgico.

Sin cambiar de formato, la polifonía suntuosa del grupo polaco se convierte aquí, desde el Nueva York donde pasa temporadas Stanko y que da nombre a este cuarteto, en narración abierta y fluida. El sonido que antaño recorría pasajes etéreos y de holgura temporal (Miles Davis) entre silencios y puntos de luz, se transforman en serenidad, en mirada otoñal inmortalizada -se diría- en el Central Park, aislada pero al mismo tiempo empujada a la vitalidad del presente por el el ruido y la velocidad cotidiana. Esto, con una forma de narrar propia de un texto poético que busca explicarse en en un medio no figurado sino vivo, sucedía en el estimulante Wilsawa, trabajo doble dedicado a la premio Nobel de Literatura de su país a la que conoció en persona. Ahora, tras haber girado suficientemente con este grupo y cuando todo indicaba al oyente que podía ser ésta oportunidad de publicar un trabajo en directo, aparece December Avenue. Otro título con resonancias literarias. 

La elocuencia de este grupo se basa en inesperados reflejos luminiscentes y en detalles pequeños, como sucede en la buena literatura norteamericana. Una estructura menos pesada, pero nunca ligera de equipaje nostálgico, regala ese gesto inacabado del que gusta Tomasz Stanko
Stanko juega con momentos y espacios para ofrecer lugares comunes para el oyente. Por eso puede pasar de un segmento aislado (el tonificante piano de Virelles, melódico en Blue Cloud y fibroso en Burning Hot) a un taciturno discurso en suspensión (Ballad for Bruno Schultz y Sound Space) u otro de cierta deshinibición positiva (el tema que da título, December Venue, y Yankies Lid). Son estos cambios de escenario los que dibujan una sonrisa pícara que se aleja mirando el paisaje nostálgico dejado atrás. Algo muy cinematográfico que está en la médula espinal de la música de Stanko/Komeda. 

Esa ambivalencia entre hondura y contemplación, sin caer en un relato abreviado que le es ajeno, adquiere con el New York Quartet una capacidad narrativa más accesible y ligera, de una impregnación más directa.


DECEMBER AVENUE
Tomasz Stanko (trompeta), David Virelles (piano), Reuben Rogers (contrabajo), Gerald Cleaver (batería). Grabado en Pernes les-Fontaines en junio de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario