INICIO

09 julio 2016

BEBO VALDÉS, BEBO DE CUBA

Soñando con la Cuba que dejé...


Bastaba que dejara caer sus enormes y envejecidas manos sobre el piano para que saliera música celestial. Son acordes de otra época, de muchas épocas, que no parecen estar sujetos a las leyes del tiempo. Sólo él podía darles vida. Bebo Valdés (Quivicán, Cuba, 9 de octubre de 1918-Estocolmo 2013) fue enciclopedia viva de la música cubana. Fue rescatado para el público europeo tardíamente gracias a su trabajo Bebo Rides Again, de 1995, producido por Paquito D`Rivera en un sello fundamental que en ese momento ofrecía música caribeña y jazz latino: Messidor. Casi un siglo de estos sonidos gozosos quedan recogidos entre el El Solar de Bebo y la Suite Cubana, para noneto y orquesta respectivamente. 

Un trabajo, publicado un año después de su masivo éxito junto a Diego El Cigala en Lágrimas Negras, que se completa con el DVD Cuaderno de Nueva York, donde se recogen los testimonios y las explicaciones que Bebo va desgranando con memoria lúcida y pedagogía musical durante las sesiones de grabación que tuvieron lugar en esta ciudad. Bellamente ilustrado y diseñado por Mariscal, este proyecto recoge, al fin, dos facetas y dos formatos imprescindibles para entender su obra: la composición para orquesta y un combo híbrido de entre jazz y son cubano. Se le devuelve así su justa dimensión: compositor, arreglista, director de orquesta y pianista.


Bebo de Cuba es mulato. Bebo, el anciano maestro que vivió media vida en el exilio, extraía acordes únicos a negras y blancas. Su música es eso, piel caribeña donde se unen dos colores y dos culturas, la europea y la africana 
Eslabón erudito y popular que une “los ochocientos con los novecientos”, como gustaba decir cuando se refería a los siglos XIX y XX, Bebo, participó en la creación del mambo y la descargas junto a Israel López "Cachao", llegando a ser un músico imprescindible en la escena de la Habana en los años 40 y 50, como compositor y como intérprete. Tan lejos y tan cerca de Cuba, pasó inadvertido tocando durante muchos años en el piano-bar de un hotel de Suecia. Él y Rubén González eran los últimos de una estirpe irrepetible, de un pianismo tan personal y rico en referencias. Rescatados tardíamente, uno por Fernando Trueba (Calle 54) y otro por Ry Cooder en Buena Vista Social Club, ambos tocaron a Chopin y vivieron la buena música Americana de los años 40 y 50, la de Gershwin y Monk y también la de Lecuona y Bola de Nieve. Representan el potencial de la música de su tierra, que es mestiza. Aquella que se nutre de la contradanza del XIX en el danzón, el son, la rumba, la guajira, el bolero y el mambo. Y los clásicos de la isla, Maria teresa Vera, Miguel Matamotoros o Arsenio Rodríguez. Bebo, además, conocía el lenguaje del jazz y de la improvisación. Creo la manera afrocubana de improvisar "descargando".


En El Solar de Bebo resume postales de su infancia en estas viviendas típicas cubanas distribuidas como casa de vecinos ( “Nunca olvidaré el guaguancó de los domingos en el solar. Me moriré con las ganas, pero no voy a poder verlo”). Este disco recuerda al antes citado Bebo Rides againEl Solar de Bebo tiene composiciones de pequeño formato donde prevalece la descarga, el son montuno y los ritmos africanos entre tiempos más románticos.

“Esto es una cosa sentimental mía”, explicaba en directo en la pequeña gira de presentación con su orquesta cuando introducía el tema A Mayra, un bolero que emparejan a piano con trompeta, trombón y saxo soprano. Es un tema dedicado a su hija –Mayra de la Caridad, hermana de Chucho-  a la que Bebo no pudo ver durante 35 años (lleva 44 fuera de Cuba). Destacan en este segmento la rítmica contagiosa que marcan las descargas, sobre las que aparecen en cascada virtuosos arpegios en diminuendo (como solía hacer Rubén González) en el piano. Bebo anuncia Iballah, un raro joropo (“ritmo mitad haitiano, mitad africano y con algo de español: es como un vals”) que resume las esencias de este proyecto, a medio camino entre Europa y África, en el Caribe.



Trabajo doble publicado un año después de su masivo éxito Lágrimas Negras junto a Diego El Cigala, Bebo de Cuba se completa con el DVD Cuadernos de Nueva York, ciudad en la que se grabó. Bellamente ilustrado por Mariscal, esta publicación  conectado con el jazz le hace justicia como compositor, arreglista, director de orquesta y pianista

Coincidieron en 1982, cuando el célebre trompetista visitó Estocolmo. Dizzy Gillespie escribió la Suite Gillespiana a finales de los 50. A Bebo la oportunidad de hacerlo con la Suite Cubana le llegó entre 1992 y 1999, sin tan siquiera imaginar, en el exilio creativo, que su tardío éxito haría posible esta idea. Toda la sabiduría y experiencia como músico quedan reflejadas en esta sinfonía -sin puentes y en 6 partes, con dos pequeñas comparsas a modo de prólogo y epílogo- profundamente arraigada en la Cuba antigua de la primera mitad del siglo XX  y en la memoria vital de su autor. Es por esto que aparecen dedicatorias sentidas a Gillespie y a Cachao en El creador del mambo, a su hijo Chucho en Devoción y a Cecilio, un personaje que ayudó a su familia y que parecía llamarle desde el más allá para que escribiera El Son de Cecilio.


La Suite cubana está escrita para una big band clásica como las de Machito, Mario Bauza o Chico O`Farrill, llenas de vigor y energía, distribuyendo volúmenes e intensidades sobre el ritmo de montuno y abriendo espacios a los solos. La escritura de Bebo no es enfática sino fluida,  la melodía, de sabor clásico y a la vez personal,  convive con la polirritmia afrocubana en un rico juego de polifonía e improvisación. Imágenes de Broadway mezcladas con el célebre Tropicana, ritmos primitivos africanos con otros más famosos (mambo) y una aproximación al jazz agraciada por el virtuosismo sin excesos, que resalta el colorido refinado y vívido de las melodías. 

Antes de su muerte, 22 de marzo de 2013 en Estocolmo, Trueba le rindió tributo a su música para orquesta en la película de animación Chico y Rita (2010).

Bebo de Cuba
Suite Cubana, El Solar de Bebo y Cuadernos de Nueva York. 
Bebo Valdés y orquesta. Con Paquito D`Rivera, Diego Urcola, Juan Pablo Torres, Luis Bonilla, Milton Cardona... 2CD + DVD. Calle 54 Records/ BMG 2004



No hay comentarios:

Publicar un comentario