INICIO

04 noviembre 2015

JEAN-LUC THERMINARIAS-Materia de sueños en el espacio

Jean-Luc Therminarias




Materia de sueños en el espacio 

Haciendo uso de un sonido expansivo y figurado de la electrónica, dentro de un marco escénico, Jean-Luc Therminarias, uno de los artistas sonoros más imaginativos de las últimas décadas, toma impulso en el concepto narrativo del text-sound, el medio audiovisual, el performativo y coreográfico, asociando la palabra a tratamientos electrónicos.


Al creador francés, cuyo original e impecable trabajo siempre se ha mantenido en ámbitos de prestigio, está vinculado a este blog de manera directa desde que lo fundamos. La foto de cabecera pertenece, no por casualidad, a un destacado y original espectáculo coral entre varias disciplinas y autores en el que participó como compositor: Le recours aux forêts (2009, foto principal artículo).

Tuvimos ocasión de invitarlo a Málaga con uno de sus proyectos que justamente estaban tomando forma y compartimos tres jornadas en las que nos explicó su método de trabajo e inquietudes. Dicho esto, señalar que poco o nada tiene que ver la actitud personal y creativa de este autor con la de un compositor académico, sea cual fuere su academia, más bien pasa por ser una mente de músico de rock, de jazz y artista sonoro que crea en un medio electrónico en el que combina materiales acústicos y mensajes narrados.

La larga asociación creativa que comparte con el prestigioso dramaturgo y escenógrafo Jean Lambert-wild le ha permitido desarrollar un estilo altamente expresivo, en el que tecnología y belleza plástica se combinan originalmente con textos, danza, luces y decorados. Su alianza con el teatro contemporáneo, entendido éste como un espectáculo compartido con otras artes, se extiende en estimulantes proyectos recientes como La Mort d’Adam, para el festival de Avignon 2010, La Sagesse des abeilles, Mon amoureux noueux pommier, una fábula de Jean Lambert-wild  y Stéphane Blanquet para una producción  del Teatro Nacional de Chaillot en noviembre 2012, y  para 2016, tomando impulso en un texto clásico, espera la producción de Richard III


El poema voraz

Canal de expresión que sintetiza su canal expresivo dentro del arte sonoro, el text-sound se sitúa en un territorio intermedio definido por las fronteras de la música y las de la poesía oral, aunque en el caso del músico francés dichos elementos participan de un marco escénico en una exuberancia descriptiva que lo acerca al teatro musical electroacústico. En no pocas ocasiones, podrían establecerse cierto paralelismo en el tratamiento de palabra y electrónica, el planteamiento yuxtapuesto de los textos, con la obra del maestro del teatro musical contemporáneo Heiner Goebbels.

Nacido en Grenoble en 1964, Therminarias estudió guitarra clásica, historia del arte y composición en el Ircam de París (reconoce no estar muy de acuerdo con sus principios estéticos). Desde 1988 ha sido compositor y miembro del GMEM (Groupe de musique expérimentale de Marseille), donde ha tenido la oportunidad de colaborar con Marius Constant, David Moss y Robert Ashley (como alumno en Nueva York, colaborador en su video-ópera Eleanor’s Idea y residente en la Fundación de Arte H. Clews de Nápoles). Ha realizado música para cine (Robert Guediguian) y video (Le Terrier, de Kafka, y Orgía, de Pasolini).

Therminarias trabaja en proyectos que va desarrollando en un periodo comprendido entre dos y cuatro años, en un proceso que podrías estar dentro del concepto “work in progress”. Dichas ideas pueden crecer y multiplicarse en su dimensión (Des Xavantes aux Inuits, Ils Etaient la avant la Conquete, 2005) o bien transformarse en otra gemela (Spaghetti's Club-Spaghetti's Club ‘La Conclusion’).

Drumlike

Su discografía, registrada en su propio sello 326 music, nos proporciona una valiosa y diferenciada muestra del fascinante e imaginativo tapiz sonoro que caracteriza su creación. En Un Cirque Horrifique/Le Poème Vorace (para voz, guitarra, piano y electrónica) mezcla el voluptuoso mundo femenino de Luc Ferrari (conjunción piano-voz) con suntuosas cadencias rítmicas de jazz desvaído.

La siguiente publicación, Drumlike, no deja opción alguna a los relieves sinuosos y seductores de la anterior, sino a una materia en profundo contraste que se entrega a un mundo telúrico y de sombras agrietadas. Con un mensaje abrupto, oscuro pero a la vez descriptivo, la percusión (Quatuor Hêlios) queda atada a la electrónica de manera impecable. Con Drumlike se inicia una fructífera asociación con distintos creadores, entre ellos Ali N. Aski (sampler y composición electrónica en tiempo real), Eric Houzelot (voz) y el ya citado Jean Lambert-wild.



Factor fundamental en Therminarias es la difusión electrónica en el espacio, sutilezas y detalles se mueven a varios niveles de percepción en la serie Spaghetti's Club

La selva y otros paisajes vírgenes


From the Xavantes to the Inuits, They were there before the Conquest (2005) es en sí mismo un espectáculo musical con varios puntos de atención: un tejido paisajístico extraído de la selva del Mato Grosso se extiende como conciencia del pasado destruido. Un recitado dramatizado en dos voces expone un relato inspirado en las tribus indias brasileñas alturas espectrales y juego luminotécnico como decorado espacial que se funde con el selvático.


El resultado se manifiesta envolviendo al oyente en una exuberancia de sonidos que surgen y desaparecen de la selva extendía por Therminarias y en la denuncia del recitado sistemático. Metáfora del sueño de un pueblo en esta espiral onírica que recupera su nombre. Esta pieza fue estrenada en el GMEM (Grupo de Música Experimental de Marsella), para quien Therminarias ha realizado la mayor parte de sus producciones además de los teatros musicales junto Jean Lambert-wild.



Le recours aux forêts


Lewis Carroll, matemáticas en colores

Hay un factor fundamental en Therminarias que consiste en la difusión electrónica en el espacio, factor de sutilezas en movimiento y delicada ornamentación que se aprecia más si cabe en sus piezas mayores. Spaghetti's Club- Le point de vue de Lewis Carroll empieza susurrante en la voz de Eric Houzelot (francés) mientras un sonido de guitarra realiza arpegios aislados en el vacío. De repente, unas gotas de mercurio caen despacio, como lluvia que anticipa la tormenta. 

David Moss (foto inferior en el centro) es el histrión (extreme vocaliste) que deconstruye el verbo en inglés, convirtiendo la narración en imágenes animadas. Sutiles capas de sonido, acuosas y oníricas, van apareciendo como interludios mientras las dos voces se cruzan sin mirarse. 



En Spaghetti's Club-La Conclusion (2003, foto superior e inferior) se amplía la lista de autores de los textos de Lewis Carroll a Giordano Bruno, John Cage y Georg Christoph Lichtenberg y también de intérpretes,manteniendo el tándem creativo Therminarias-Lambert-wild. A modo de telón sonoro se abre un torrente de interferencias agrupadas que resumen la historia que se va a contar. Luego van apaciguándose en líneas, puntos colgantes, sonidos ululantes sacados de instrumentos extraños. Esas pequeñas gotas metálicas de la versión anterior se hacen más minúsculas y acaso líricas, como sacadas de una caja de música.



La sensación de misterio, de un decorado y un espacio que aún no está completo, tiene de protagonistas a cuatro voces de marionetas (tres sugestivas en francés, la excéntrica de Moss en inglés) y sonidos que tiemblan, se abren y cierran, encogen y estiran. Como en la primera entrega, Spaghetti's Club- Le point de vue de Lewis Carroll, la tensión va creciendo de forma imperceptible hasta llegar al final. Los sonidos arropan descriptivamente a las marionetas, personajes de sueños y pesadillas recluidos en un pequeño mundo imprevisible, estático en primer plano y animado en todo su espacio envolvente.



Un mundo onírico hecho de colores, presencias y garabatos




No hay comentarios:

Publicar un comentario