INICIO

04 mayo 2016

JON BALKE- Warp & Book of Velocities


Jon Balke
WARP
Jon Balke piano, sonidos, imágenes. 
Grabado en el Rainbow estudio de Oslo en septiembre de 2014. Masterizado en Munich. ECM 2016/ Distrijazz

Resulta estimulante encontrarse con un mismo autor tiempo después de su última publicación en solitario, sobre todo cuando gustó. Jon Balke siempre había conjugado su faceta como teclista y hábil manipulador de la electrónica en sus distintos proyectos, hasta que se dedicó al piano en toda su dimensión acústica en Book of velocities (ver justo más abajo). Era éste un trabajo narrativo compuesto de pequeños temas hilados por un argumento superior que bien pudiera venir dado por la convivencia de movimiento y silencio.

Siendo como es referente del jazz noruego y de un sonido que siempre buscó la sofisticación tímbrica y el empaste mixto, Balke llega a este enfoque mitad acústico mitad digital tras la obra de autores como un heredero suyo, Bugge Wesseltoft, o de otras escenas como la de Ryuichi Sakamoto y Alva Noto (post_piano). Su apuesta se sustancia en la respiración de ambientes y situaciones calmas, cerca de la Naturaleza, a través de bosques donde surgen voces y susurros que vienen con la brisa. Elementos vivos que se explican musicalmente desde el piano. El uso conciso de teclados añade un perfil cósmico que le vincula a la música planeadora de los 70.  



Música, sonidos e imágenes construyen un medio de expresión donde el instrumento amplia su potencial evocativo 


Bajo esa perspectiva de sonido, Warp ofrece un enfoque de concepto semejante a Book of velocites en cuanto a que hay también una intención narrativa en la disposición de una música acompañada de sonidos concretos o bien alterados electrónicamente (además de unas imágenes que no vemos). Son piezas cortas con identidad independiente que, como el trabajo citado, configuran un fresco sonoro móvil pero también estático, como atrapado en la niebla de un sueño. Las melodías se abren sin volver la vista atrás, con referencias clásicas suspendidas de Bach y algo sombrías de Grieg. Se da un planteamiento de improvisación restringida con fraseos jazzísticos y modos de canción-folk que nos devuelven su colaboración con Sidsel Endersen.

En suma, el piano lleva consigo la leve envoltura electrónica de unos sonidos que exhalan aire y crean ambientes. Melodía y piano se abren paso en un paisaje musical etéreo y algo complaciente.



Jon Balke
BOOK OF VELOCITIES
Jon Balke (p). Zürich, septiembre de 2006. 
ECM 

Figura relevante de lo que hoy se reconoce como jazz escandinavo, explorador de formatos instrumentales de mediano tamaño en los que suele usar teclados electrónicos, Jon Balke ha decidido por fin explayarse a solas con el piano. La imagen como instrumentista que nos deja la trayectoria del noruego (en esa faceta acústica/eléctrica) parece haber quedado engullida dentro de sus originales formatos en paleta mixta de metales, percusión, cuerdas y voces (Oslo 13, Magnetic North Orchestra, Batagraf).


Dividido en cuatro capítulos con subtítulos y un epílogo, Book of velocities no propone una escucha fragmentada sino, muy al contrario y es su mejor valor, soluble y en movimiento continuo, en la que el tiempo se convierte en decorado narrativo. El trabajo tímbrico, el percusivo y el melódico fluyen sin urgencia, como en un recorrido hecho de instantáneas. 

Buceando en los temas que componen este fresco sonoro - ninguno extraídos para los grupos antes citados- encontramos Spread, titulado This is the movie cuando se incluía en el So I write de Sidsel Endersen. O Nyl, perteneciente a su etapa en  Masquarelo con Arild Andersen.  

Un diario envolvente y móvil este Book of velocities



No hay comentarios:

Publicar un comentario