INICIO

25 marzo 2015

CINE DOCUMENTAL PLAY YOUR OWN THING, A story of jazz in Europe


PLAY YOUR OWN THING 
A STORY OF JAZZ IN EUROPE

Aparecen...Louis Armstrong, Stefano Bollani, Dee Dee Bridgewater, Jan Garbarek, Till Brönner, Dizzy Gillespie, Miles Davis, Joe Zawinul, Lousi Sclavis, Enrico Rava, Julliete Gréco, Dexter Gordon, Ben Webster
Dirección y producción de Julian Benedikt.  EuroArts 2055748. DVD 2007


Con un planteamiento que bascula resuelto entre la historiografia y el pulso periodístico, sin ánimo de desempolvar una causa sino de arrojar luz sobre el pasado y el estimulante presente de la escena europea, la intención de este oportuno documental elude la comparación sobre el origen y desarrollo del jazz desde EEUU en favor de la integración entre ambas escenas. 



El título -inspirado en la voz de Jan Garbarek que abre, cierra y sirve de nudo narrativo entre paisajes aislados- nos da la llave de la búsqueda personal que esta música implica más allá de fronteras culturales. La capitalidad europea del jazz en el París de posguerra, frecuentado por las estrellas americanas -estuvieran de gira o en el exilio del reconocimiento creativo ajeno a razas-, ejemplifica la naturalidad del intercambio musical. 



El personal recorrido geográfico y cronológico resalta la importancia diferenciada de aquellos países en los que el jazz ha alcanzado un mayor desarrollo: Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia. Así van apareciendo músicos referenciales como Albert Magelsdorff y Joachim Kühn, Martial Solal y Louis Sclavis, Django Bates y Trevor Watts, Gianlugi Trovesi y Enrico Rava. Mención especial merecen los espacios dedicados al jazz nórdico (Stenson, Andersen) y polaco (Stanko sobre Komeda y Eicher). Sólo gracias a la fugaz presencia de Tete Montoliu, al ser presentado por Dexter Gordon como “mi amigo catalán”, podría darse por aludido el español. 


La riqueza y variedad del folclore de cada región (como la proverbial gitana de Django Reinhardt), la música clásica y contemporánea y otras artes como el cine salpican la construcción de esta identidad europea. Pese a notables ausencias (por omisión o duración), las valiosas imágenes de archivo (Komeda, Mangelsdorff, Gillespie con Goykovic, todos en los 60), los testimonios esclarecedores (NHOP-Ben Webster), el anecdotario y los registros en vivo hermanan, en un bello y cuidado trabajo de edición, la historia con la actualidad y al jazz americano con el europeo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario