INICIO

06 octubre 2014

THE MODERN JAZZ QUARTET: Lonely Woman/The Comedy



 LONELY WOMAN/ 

THE COMEDY


John Lewis (p), Milt Jackson (vib), Percy Heath (b), Connie Kay (bat)  

Nueva York, enero y febrero de 1962, excepto c-5,  octubre de 1960.  
Essential Jazz Classics. EJC 55615 


 “Si los escuchas atentamente, todo lo que dijeron se está haciendo en estos momentos”... Testimonio ofrecido por un músico de la vanguardia neoyorquina ante la disquisición de influencias que le planteé en su obra, entre el segundo quinteto de Miles Davis y el MJQ. Implantada desde hace décadas la academia y los rigores formativos en el jazz,  ahora que parece que se anuncia un nuevo -y salvífico para algunos- periodo neoclásico en más de una disciplina artística -la posmodernidad parece haberse agotado en su salsa empujada por la crisis-, conviene sopesar la importancia y modernidad de estos dos trabajos ahora reeditados en uno solo. 

No son las cajas de Mosaic y de Atlantic de siete y trece cedés, respectivamente, pero qué duda cabe que ofrece un material significativo de un grupo histórico a diez años vista de su fundación en 1952. El MJQ, por tanto, dio sus primeros pasos en medio de una crucial y frondosa etapa creativa para el jazz, posicionándose, como grupo integrado por afroamericanos, donde nadie lo había hecho hasta entonces, estilísticamente entre el bop, el cool, la tercera corriente y, de manera más bien confesional, el free jazz. 


Muchas críticas hubo de asumir su director musical, John Lewis, por el marcado carácter intelectual y europeo de una propuesta que, además, emparejaba piano y vibráfono. Música académica y trajes de frac por definición cuando la convulsa sociedad de la época pretendía equiparar los derechos civiles con los de una raza blanca que simbolizaba todo ello. El formalismo y pulcritud de un sonido y unas estructuras cuidadas hasta el mínimo detalle de color, con esas dinámicas en las que se podía sentir el aire que separaba a cada instrumento, hicieron del MJQ un proyecto de una refinación culta absolutamente atípica.


The Comedy (cortes 1 al 7) plantea un acercamiento a una muy concreta tradición europea, un recurso temático único en el jazz de esa época, si no contamos, escribo de memoria, con la soleá de Miles Davis y Gil Evans. Lo cierto es que Lewis llevaba ya tiempo detrás de este fenómeno retratado con todo lujo de detalles en el Pierrot de Casanova: inspirarse en la comedia italiana o  “commedia dell´ arte” que se inició en la segunda mitad del siglo XVI y que tuvo su auge en el Barroco, extendiendo su fascinación en Shakespeare, Moliere, poetas surrealistas franceses como Verlaine o el mismo Picasso. Lewis introduce como motor descriptivo de un relato en forma de suitepersonajes de esta escena entre teatral y picaresca (Pulcinella, La Cantatrice, Culumbine, Harlequin) y los imagina en Roma (Piazza Navona y Spanish Steps en la Plaza de España romana). 

El carácter itinerante y cómico de estas figuras, con sus matices siniestros (Pulcinella), melancólicos (La Cantatrice es una cantante frustrada, aquí interpretada entre el belcantismo y el blues por Diahann Carroll), misteriosos (Pierrot) y excéntricos (Harlequin) recorre esta suite que se inicia con esos “pasos españoles” bajando los peldaños de la escalera en Roma, motivos que ya venían apuntados brevemente en Fontessa (1956). Contrapuntos, fugas e interludios, en un contexto teatralizado y perfectamente estructurado, definen a este imprescindible trabajo.


Lonely Woman (cortes 8 al 15)... En el libro referencial de Joachim-Ernst Berendt, sigo citando de memoria, hay un fragmento dentro del capítulo Free jazz  que se apoya en un testimonio de John Lewis para describir la revolución que traía Ornette Coleman. Era un testimonio vivido en directo, trasmitía sorpresa y cierta extrañeza pero también la fascinación de ver a unos tipos tocar con libertad como si estuvieran fundidos en uno y con instrumentos que parecían de juguete.


 John Lewis dirigía la Lenox School desde 1957 y en el último verano que funcionó, en 1959, tuvo a Ornette Coleman y Don Cherry como protagonistas. Lonely Woman no era en 1962 un standard cuando Lewis la eligió para titular este disco. Supo calibrar su visionario mensaje lírico cargado de dramatismo y darle unos ropajes menos sombríos, como más cortesanos. El disco plantea varios focos de atención estilísticos en torno al blues (Why Are You Blue?, Trieste) e incorpora, abundando en el legado de la tercera corriente,  transcripciones previas hechas para orquesta.

Exquisito y grácil, erudito y ecléctico, tradicional y académico, el mundo contemporáneo según el Modern Jazz Quartet.



No hay comentarios:

Publicar un comentario