INICIO

25 junio 2014

KRIS DAVIS TRIO-Waiting for you to grow


KRIS DAVIS TRIO 


WAITING FOR YOU TO GROW
Kris Davis (piano), John Hébert (bajo), Tom Rainey (batería).
Grabado en Nueva York el 13 de mayo de 2013. Clean Feed. CF 292 cd

Llama la atención que Kris Davis sólo disponga de dos trabajos a trío clásico, ambos con estos fantásticos músicos, y que el anterior, Good Citizen, uno de sus mayores logros en disco para Fresh Sound New Talent al que habría que añadir, sin dudarlo, Rye Eclipse (con Tony Malaby, Eivind Opsvik, Jeff Davis), parezca superado en fuerza expresiva por este significativo Waiting for you Grow, dedicado, como el título deja entrever, a Benjamin, su primer y esperado hijo. Todo en él, incluso el bello diseño de maquetación que incluye la foto del pequeño, tiene puestas en él su atención e inspiración.



En la música de la canadiense, la regeneración del lenguaje jazzístico se articula por la inducción -no transposición- contemporánea de autores del siglo XX (Morton Feldman, John Cage, Ligeti) y su capacitación para fijarla en escritura y reconducirla a través de la improvisación. Berio es un título que recoge una vez más a un autor y a una fuente de inspiración en esa línea. Twice Scaped es una construcción hecha de intrincados bloques de acordes y figuras repetitivas que desprenden energía y contundencia, todo ello desde una dimensión percusiva y sincrónica de los tres instrumentos. El espacio y un juego de armonías y texturas suaves caracterizan a Waiting for you to Grow, la pieza más ingrávida y abstraída que parece describir sensaciones “amióticas” del embarazo.

Así pues, Kris Davis nos regala uno de los discos de su carrera, uno de los discos de su vida, que diría ella. Por tanto, música de gran lucidez, extrema comunicación con sus compañeros y mucha delicadeza. Enérgica, exigente y madura, la pianista, lejos de la expresión en solitario de su anterior Aeriol piano inspirada en Colon Nancarrow y de ese otro tan especial y moderno trío de saxo que es Paradoxical Frog (con Tyshawn Sorey e Ingrid Laubrock), entrega de nuevo un brillante y original trabajo gestado desde la abstracción y  también desde la emoción interior.




No hay comentarios:

Publicar un comentario