INICIO

18 marzo 2014

SAVINA YANNATOU-entrevista

SAVINA YANNATOU


Entre las cantantes griegas que mantienen las esencias del Mediterráneo está Savina Yannatou, que junto al excelente conjunto Primavera en Salonico presenta SumigliaTradición y modernidad sin fronteras idiomáticas.

"La idea de tres culturas viviendo en paz no es ninguna utopía"


Las palabras de Savina Yannatou transmiten serenidad, sabiduría y una especial sensibilidad para hacer de su arte una búsqueda, más que una respuesta. Se sorprende cuando se le indica el nombre de la institución en la que esta noche ofrecerá su concierto en Se- villa, la Fundación Tres Culturas, una intención fraternal que resume lo que su música representa. “No lo sabía, parece un proyecto interesante, judíos, árabes y cristianos unidos”. ¿Utópico, dadas las circunstancias? “No lo creo, la historia nos enseña que es posible convivir en paz si aprendemos de ella. La música también”.

Esta actitud que concilia épocas y costumbres, la idónea para afron- tar el futuro del entendimiento en- tre culturas, explica su respetuoso acercamiento a las músicas que re- corren el Mediterráneo. El amplio cancionero popular que recopila es diverso en su origen y época, y tan extenso como la distancia que se- para Armenia de Galicia (“hemos incluido una muñeíra en nuestro último disco”), pasando por todas las orillas del mar histórico e incluyendo a su paso los Balcanes, Sicilia y Córcega. “Si recupero el pasado no es con una intención arqueo- lógica, ni siquiera musicológica, sino para crear y descubrir. Pero, por supuesto, recopilar temas tradicionales, rescatar melodías de la memoria de nuestros pueblos y darles una nueva luz, implica, en cierto modo, recuperar algo del pasado”.


Savina Yannatou no sabe nada del boom musical griego. No se plantea si pertenece a la nueva generación de cantantes femeninas de proyección internacional ni si la música de su país “está o no de moda, o si tiene más razones que otras para cantar al Mediterráneo porque esté mejor situada”. De formación clásica y cultivada en la música popular de su país, Savina y Primavera en Salonico, la formación con la que llega a Sevilla, nos invitan a un viaje sin cronología ni fronteras físicas, pero seguro del camino que hoy pisa.


Para poder dar forma a un repertorio que “se nutre de elementos culturales e históricos tan diversos”, el conjunto instrumental –“confío en que sea el idóneo”–, como otros influyentes grupos folclóricos –el Muzikás de Marta Sebestyen o Brastch– tiene que ser lo suficientemente versátil para poder interpretar una música que toma referentes dispersos –música antigua y medie- val, Renacimiento y Barroco–, añadiendo la improvisación contemporánea, alejada del léxico jazzístico, como vehículo que canaliza y sirve de puente entre pasado y futuro: “con la intención de reinventar la riqueza del legado popular de nuestro entorno”.

Primavera en Salonico

Primavera en Salonico (en judeo-español) toma su título del primer trabajo en el que la cantante colaboró con el grupo en 1995. Dirigido por Kostas Vomvolos, este conjunto de cámara con sobrenombre sefardí (“aunque ninguno de nosotros lo es”) incorpora instrumentos árabes (oud, flauta nay y percusiones) y occidentales (violín, viola, contrabajo y acordeón). Di- cho título fundacional era un home- naje al cancionero sefardí que aún se conserva en una de las comunidades más importantes de esta cultura en el destierro desde el siglo XV, Tesalónica, en Grecia, donde está afincado el grupo. “Sí, el sefardí es una lengua sin tierra, una cultura predestinada a desaparecer”.

Yannatou es la tercera artista que forma parte de la discográfica alemana ECM. Primero fue la compositora de las películas de Angelopoulos, Eleni Karaindrou. Más tarde llegó el pianista Vassilis Tsabropoulos. Pero ella es la primera cantante. “Es muy importante formar parte de esta prestigiosa discográfica, además todos nosotros ya éramos aficiona- dos a los trabajos que publicaban”. En realidad, con Sumiglia empieza la verdadera carrera para ECM. El anterior, el excelente, intenso y vita- lista Terra Nostra, era una grabación en directo.


Ahora el reputado dueño del sello independiente, Manfred Eicher, toma las riendas de la producción, espaciando los sonidos y dando una solemnidad en la que no cabe el tono religioso. “Es, sin duda, una producción ECM, una garantía con todos los ingredientes de marca, todos menos lo religioso. "Terra Nostra fue otra cosa“.

Lo que nos enseña y transmite la voz de esta hermosa mujer es que, al menos en la música, no existen las barreras... “Ese es mi deseo”.


Entrevista publicada en el Diario de Sevilla el 24 de febrero de 2005



No hay comentarios:

Publicar un comentario