INICIO

17 febrero 2014

MOSTLY OTHER PEOPLE DO THE KILLING En concierto

MOSTLY OTHER PEOPLE DO THE KILLING
EN CONCIERTO
Peter Evans: trompeta, Jon Irabagon: saxo alto y tenorMoppa Elliott: bajo, Kevin Shea: batería
 Edificio "La Bomba" de la Universidad de Cádiz, 14 de febrero de 2011
        

Si bien el desafío estético es una de las señas de identidad de MOPDTK, no lo es menos su deuda con el pasado. El virtuosismo solista es el requisito mínimo exigido. Este cuarteto asienta su propuesta sobre tres patas: la del histórico de Ornette Coleman (ningún descubrimiento si observamos la portada de su This Is Our Moosic), el de Masada de John Zorn y, para vincularse aún más con la tradición, las raíces callejeras de esta música en Nueva Orleans. Todo ello mezclado con agilidad circense y ligereza festiva (pero rigurosa en su interpretación), más el elemento tecnológico de samples disparados desde la batería, dan una idea de unos sonidos que conjugan swing-blues, el tropiezo atonal y la intensidad free.

En cuanto al principio estético deconstructivo que les inspira (en línea con el marcado por The Bad Plus respecto a esencias y actitudes musicales derivadas del rock), hay que indicar que tanto por los largos desarrollos que servían para hilar temas como si de un medley se tratara, como en algunos de los solos (los de Irabagon), el resultado no deja de parecernos una metáfora de la técnica de scratch de los Djs.

Esto se siente en la actitud resuelta y juguetona de conjunto pero, sobre todo, por la trompeta centrífuga de Peter Evans, el verbo más efusivo y locuaz del grupo. Irabagon presenta un cariz más inquisitivo y cerebral con el tenor, siempre dentro del tema, no como parece ser el caso de su contrario. Saxo tenor y trompeta realizan funciones de emparejamiento equivalentes, no iguales, a Douglas y Zorn en Masada, incorporando con igual prestancia a su función melódica multifónicos y ruidos varios que se funden con el material electrónico. La elección de los temas y en gran medida su autoría señalan al fundador del grupo, el contrabajista Matthew "Moppa" Elliott. Kevin Shea, como David King en The Bad Plus, representa el elemento antiacadémico, el gesto desaliñado, el instante tecnológico como efecto y materia vinculante.


Este cuarteto asienta su propuesta sobre tres patas. La del histórico fundacional del free de Ornette Coleman, el renovador Masada de John Zorn y la música de marching bands de Nueva Orleans. Todo ello mezclado con agilidad circense y ligereza festiva

El concierto empieza con el pegadizo Pen Argyl, y el bogaloo se funde con unaintensidad free-rock. Andover concita a Ornette Coleman. Los temas adoptan forma de puzzle, se suceden como una sucesión de accidentes. La mayoría de ellos están recogidos en Forty Fort (2010, recogido y ampliado en su disco doble The Coimbra Concert), título que también se incluye en una lista que no supera los seis o siete. 

A medida que pasaba el tiempo más crecía la capacidad expresiva de conjunto, momento que llega a tres temas del final con Little Hope (una suerte de jungle music de Ellington y líneas de bajo de Mingus con energía free-bop) y su transición hacia una de las versiones más bellas y originales que se recuerdan de un casi irreconocible A Night in Tunisia, descrito en un levitante inicio sobre líneas alargadas en los metales con silencio en la percusión y apoyo del arco del contrabajo. 

Se despidieron con el endiablado tempo de Shamokin-con un duelo cruzado memorable entre Evans e Irabagon- y las cadencias esquivas de swing sureño de Round BottomSquare Top, resueltas en un gesto inacabado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario