INICIO

03 enero 2014

NATE WOOLEY SEXTET-(Sit in) The Throne of Frienship




Nate Wooley Sextet
(Sit in) The Throne of Frienship
Nate Wooley (trompeta), Josh Sinton (clb, sb), Matt Moran (vib), Eivind Opsvik (b), 
Dan Peck (tba), Harris Eisenstadt (bat)
Grabado el 1 de diciembre de 2012 en New Jersey. 
Clean Feed

Wooley y Peter Evans encabezan las listas de mejores trompetistas de los últimos años, y eso teniendo en cuenta que ninguna de las propuestas de ambos se acomodan a la calidez melódica sino más bien a una más efusiva, gaseosa y de texturas, de difícil símil comparativo con precedentes por su modernidad. Pero la información que generan es mayor tanto a nivel interpretativo como conceptual.

Basta mirar cómo está configurado el conjunto para apercibirse de algo que, y no es casual, también sucede respecto al trabajo de uno de los participantes. El grupo Canada Day de Eisenstadt, al que pertenece Wooley desde sus comienzos en 2007, y cuyo primer registro fue también para Clean Feed, podría servirnos de punto de partida a la hora de establecer paralelismos, ya que a nivel instrumental los dos cuentan con vibráfono y batería, trompeta y saxo.

Efectivamente, la música escrita por Wooley mantiene vínculos organizativos con la de Eisenstadt, pero qué duda cabe que su escritura gusta de más materia (hay un músico más que en aquél) y volumen (principalmente por introducir la tuba de Sam Peck y el barítono Josh Sinton) en los registros bajos, prescindiendo de éste). Lo más interesante de esta atractiva e inusual plantilla no sólo viene dado por el color tímbrico, sino también por la fluida e imaginativa escritura de Wooley. La música sucede como si fuera una suite. Lo que puede darnos una idea del potencial descriptivo de su directo.

Wooley  Opsvik   Sinton  Eisenstadt   Moran

Sin nudo narrativo evidente, entre la consonancia y los perfiles borrosos, entre los apartados que citan clásicos (de la modernidad como Ornette Coleman, Charles Mingus o Eric Dolphy) y una ruptura disonante (matizada y medida), entre el desarrollo solista (al que se se aísla por completo de manera reveladora para impulsar el discurso siguiente) y los giros temáticos, esta música transmite una idea de avance continuo manteniendo un centro sino temático sí estructural.

En estos juegos de simetría al que nos invita Wooley, llega un tema como My story, una parada en algo que se puede entender como que vibra y levita a medio camino entre una típica balada jazzística bluesy (en la trompeta) y el sonido suspendido de Morton Feldman (percusión). Le sigue Sweet and Sad Consistency, que planea entre un tiempo vals y una teatralidad teñida de cierto folclore mexicano...siendo el excelente vibráfono de Matt Moran (escucharan gestos del Claudia Quintet) el que lo transforma todo con la ayuda del barítono...

La cantidad de ángulos de escucha que ofrece este trabajo, su personal narrativa y la excelencia de los músicos convocados dan lugar un sonido actual que también revela nuevos prismas sobre el pasado.

Reseña publicada en jazzitis.com en enero de 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario