INICIO

13 enero 2014

AMIRI BARAKA (LeRoi Jones,1934-2014)- Blues people


Blues People. Música negra en la América Blanca
LeRoi Jones (Amiri Baraka)
NORTESUR musikeon. 251 pp
Esta propuesta presenta a un autor que ejerce en buena medida como agitador sociocultural. LeRoi Jones (1934-2014) parte de un compromiso en la conquista de los derechos de igualdad racial (no pudo terminar sus estudios universitarios a mitad de los 50 por el ambiente hostil) y un pormenorizado análisis antropológico e historiográfico comparados de la sociedad estadounidense vista desde el prisma de la raza negra y su contrapuesto del poder blanco. La música de su pueblo, como motor discursivo y espejo del cambio social, es aquí el  “único vector de la cultura africana que no se podía eliminar”.

Frases tan contundentes como éstas trufan una escritura concentrada y rica, aunque reiterativa en ciertos aspectos, en perfecto equilibrio entre datos históricos y análisis. El planteamiento narrativo elegido, salvo excepciones en las que se vuelve la mirada atrás, es de avance cronológico desde las comunidades sureñas de esclavos hasta el auge de la clase media y la aparición de los profesionales libres que exigen la igualdad de derechos con los blancos en los 60. Un texto que es fruto maduro y a la vez en crecimiento, consecuencia de una visión crítica en la que se cuestiona también los avances de la propia sociedad afroamericana. Como en el recurrente sentido gregario y complaciente al que alude desde el principio del libro y que ha impedido una más pronta liberación. Ejemplos como que a medida que se distanciaban del pasado agrícola del sur hacia la industria, adquirían o anhelaban modos sociales urbanos de los blancos.



La música de su pueblo, como motor discursivo y espejo del cambio social, era el  “único vector de la cultura africana que no se podía eliminar”

Alrededor de 1920. “El espacio que la ciudad proporcionaba comenzó rápidamente a ser vertical. La idea de sociedad o, por lo menos, de divisiones de un medio social comenzó a ser familiar a las mentalidades negras. Aquella antigua división entre mulatos, libertos, criados y trabajadores del campo, que tan inmutable llegó a ser, quedó aniquilada, pero los nuevos estratos que se formaron en el seno de las sociedades de negros “libres” resultaron ser tan rígidos, en sus límites, como la antigua división”. Aunque también en estos años se produjo El renacimiento negro, la clase media, a través de sus artistas, novelistas y los más avanzados educadores, que como portavoces comenzaron a pedir “igualdad, por lo menos”.

El libro fue publicado en 1963 y llegó a España en 1969 de la mano de Lumen, en la misma y excelente traducción de Carlos Ribalta. Se actualiza esta edición con un prólogo escrito por el autor en 1999. Hay una cuestión que al lector no se le pasará por alto. Si comprendemos el periodo en el que fue escrito, veremos que aquella época turbulenta deja un poso de denuncia en el tono de un libro siempre contrastado con el apoyo de una selecta -y nada sectaria- bibliografía. Para nuestros lectores ese será uno de los puntos fuertes de interés, creciente a medida en que se acercan los años 60, pues se comprobará los fuertes lazos que existen entre el blues (del floclore al espectáculo) y el jazz (y esto es fundamental, como catalizador entre la cultura negra oscura del extrarradio y de la más clara de los criollos afrancesados en Nueva Orleáns, pero, sobre todo, como vehículo de expresión de la emergente clase media que nacía en las ciudades del norte a partir de los años 40).


El expolio de la raza blanca en el ejercicio del poder (“el mito de la superioridad anglosajona”) sobre la música negra quedan aquí reflejados desde la primera grabación de jazz de la Original Dixieland Jazz Band, pasando por el swing de Bessie Smith y Duke Ellington y luego el cool jazz de Miles Davis y John Lewis, hasta llegar al lenguaje liberador e intelectual del free jazz con Ornette Coleman o John Coltrane. Señaladas denuncias de apropiación en las que la concentración de poder económico, el desfase clasista, lo que es o no “culto”, los medios de comunicación, el acceso a la educación y a un puesto digno y, en suma, lo que es la segregación, se ilustran en los cánticos del blues tradicional al evolucionado y el especial tratamiento que el imparable avance del jazz hasta 1960 tienen su reflejo en la sociedad.


Un ensayo riguroso e imprescindible para profundizar en las culturas del blues, que debería acompañarse de la audición del reciente y monumental Ten Freedom Summers de Wadada Leo Smith, inspirado en una época de agitación en la que se produjeron tantos cambios en la sociedad afronorteamericana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario