INICIO

21 octubre 2012

RENÉ MAGRITTE- surrealismo y paradoja

RENÉ MAGRITTE




El pintor belga René Magritte (1898-1967) es un creador de permanente actualidad, no ya por la calidad y originalidad de su obra sino, en gran medida, por la universalización que ha conseguido su pintura gracias a la apropiación que de ella han hecho otras disciplinas como la publicidad, el diseño y la creación por ordenador.  
  

Es por ello que a Magritte  se le considere un pintor popular (y ya clásico) y un innovador al mismo tiempo. Su pintura forma parte de la memoria visual de nuestra cultura contemporánea, de la experimentación al consumo. Por ello no hay que olvidar que su obra anticipa estéticas, plásticas y de diseño posteriores, además de servir de inspiración a cierta iconografía visual de la animación por ordenador, la infografía, la publicidad, el cine, el diseño...





















Desde el punto de vista de la temática, a Magritte se le encuadraría dentro de la ortodoxia surrealista porque trabaja con objetos reales, cotidianos y tangibles (sombreros, nubes, ventanas, zapatos, etc). Se sitúa, pues, en el llamado “surrelismo figurativo”.

La cuestión fundamental en Magritte es la creación de una dimensión distinta a la realidad, buscando en ella un efecto paradójico cuya consecuencia más llamativa es la distorsión de ella misma.


La visión del espectador queda impresionada por esa paradoja que provoca una oleada de sorpresa, misterio e ironía. La pintura de Magritte está entre lo cerebral y lo poético, lo real y lo virtual.

Una pintura cuyo lenguaje descriptivo tiene el don de suscitar sensaciones de inquietud y belleza, serenidad y desasosiego...de maravilla, que inducen a reflexionar a partir de elementos o temáticas aparentemente banales, tratadas bajo un halo de fascinación y poesía.




Lo que percibo es la realidad. Lo que no me es posible percibir no forma parte de la realidad. Pero, ¿es mi capacidad de percepción un punto de referencia objetivo?
No, evidentemente, así que la realidad es todo aquello compuesto por esos pequeños espacios de  realidades distintas 

La elección de los sonidos, que son entes abstractos que no mantienen una asociación con el origen, podría ser comparada con el uso de los colores en la pintura.

Slavek Kwi-Artificial Memory Trace



No hay comentarios:

Publicar un comentario