INICIO

28 octubre 2012

FELA KUTI- vida y obra


FELA ANIKULAPO KUTI

El sonido visionario de Fela Anikulapo Kuti,  ese gran símbolo de la protesta y los movimientos en contra del viejo y del nuevo colonialismo.  Como cada 15 de octubre, fecha de su nacimiento, se recuerda una de las figuras más influyentes de Nigeria y de África, creador de un estilo único hoy universal: el afrobeat


Fela Ransome Kuti nace en 1938 en la Nigeria colonizada por los británicos. Su abuelo y también su padre fueron predicadores protestantes, su madre era maestra. Religión, educación y política marcan su infancia. En 1958 sus padres lo envían a Londres para estudiar medicina, como sus hermanos lo habían hecho con anterioridad, pero en vez de cumplir los deseos de sus padres Fela ingresa en el Trinity School of Music, donde pasará 5 años.

En 1963 vuelve a una Nigeria ya independiente de gran Bretaña desde hace tres años. En Lagos, capital de Nigeria, toca en distintas formaciones hasta finales de dicha década con un sonido que incorpora el jazz y los ritmos africanos. Los años intermedios de los 60, Fela Kuti los pasa en Lagos.

En 1969 decide viajar a los Estados Unidos con su grupo. Ya entonces lideraba su propia agrupación. Allí entra en contacto con los sectores de la cultura y la política afronorteamericana más beligerantes en la lucha por la igualdad de derechos civiles de la raza negra, como los Panteras Negras de Malcom X, asesinado 4 años antes.


Es en su estancia en los Estados Unidos y Los Angeles (seis meses entre 1969-70), impulsado por esta corriente reivindicativa, cuando fortalece y reafirma su visión de una cultura panafricana, con la influencia y los anhelos políticos y musicales compartidos. Es allí donde da nombre a su música, mezcla entre el high life y el  funk, que a partir de entonces se llamaría Afrobeat, ritmo inseparable de  su nombre. Entrada la década de los 70, compone y edita ya algunos de los discos y canciones más relevantes. Constituye el grupo Afrika 70.



El Afrobeat lleva letras que remueven las conciencias, incluso las de sus enemigos, y un ritmo contagioso e hipnóptico basado en desarrollos largos, se diría que inducidos por un espíritu tribal, mitad ancestral y mitad cosmopolita, hecho con guitarras que acompañan rítmicamente, teclados sicodélicos, percusiones grandes y pequeñas y unos vigorosos arreglos de metales que reflejan el gusto por el jazz de su líder. Un músico que toca varios instrumentos, entre ellos los teclados, aunque el suyo sea el saxofón.




Con temas como Zombieen el que ironizaba sobre las capacidades intelectuales de los militares nigerianos, y tras constituir su propio y pequeño estado llamado Kalakuta Republic, se convierte en objetivo de la corrupta clase militar.



En un ataque de los soldados a su pequeña patria, esa pequeña república (su casa y los terrenos colindantes), fallece su madre, que es arrojada desde un edificio. Fela Kuti ingresa en la cárcel sin ser juzgado y no sería la última vez. A su salida cambia su segundo nombre, Ransome, por el de Anikulapo, que quiere decir “el que lleva la muerte en la mochila



Afrobeat
Ritmos repetitivos que invocan el movimiento desde las primeras notas, guitarras que las secundan con teclados que recuerdan a un funk sicodélico que emerge entre el espolio y la pobreza, metales cultivados en la distancia oceánica del jazz que inducen al frenesí, todo ello contemplado en una disposición por secciones que van añadiendo voces a la orden de un gesto. Las letras en inglés colonial se rebelan en mensajes de protesta y orgullo racial. Ingredientes para confeccionar un estilo personal, enérgico y cautivador  

Después de pasar por la cárcel, le ofrecen un contrato a él y a su grupo para acudir a un festival en Berlín (ver vídeo, 1978). Tras el concierto, todos los miembros de  Africa 70 abandonan a su líder (entre ellos el batería Tony Allen, hoy figura induscutible del afrobeat) para no volver a Nigeria. Fela regresa a Lagos completamente solo. A mediados de la siguiente década, ya ha reunido a otra extensa formación de músicos y bailarines bajo el nombre de Egypt 80, un homenaje al esplendor de lo que fue la primera gran civilización africana.



Instalado en Lagos y rodeado de su "pequeña" corte de esposas y su colectivo musico-artístico, Fela Kuti se enfrenta directamente con las autoridades militares que controlan el país bajo una dictadura, denunciando la marginación, la falta de libertades y las corrupciones e injusticias que han dejado el colonialismo y las multinacionales. Compone temas de denuncia con Egypt 80 que ya son clásicos, como ITTShufering & smiling, No agrement Beats of no Nation, ODDO...






Durante la década de los 80 el reconocimiento y su popularidad traspasa las costas africanas y el prestigio internacional aparece en la vida de Fela Kuti, una vida ya tocada por la enfermedad del SIDA.




Fela Kuti parece un  personaje hecho a medida de los países africanos que se independizaban de las colonias, pero su compromiso y voluntad por cambiar lo establecido, el valor humano en su contexto sociocultural hacen de él una figura digna de admirar y de recuperar musicalmente. 




Su legado, extendido por medio mundo desde la década de 1990 como revulsivo sonoro, hoy lo mantienen vivo, como si el Afrobeat perteneciera a una estirpe, por su principal heredero, el primogénito Femi Kuti (nacido en 1962), la voz más importante, o la de su hermano menor Seun Kuti (1982), que ha heredado la dirección de la banda Egypt 80.









No hay comentarios:

Publicar un comentario