INICIO

18 septiembre 2012

TETE MONTOLIU Y JAVIER COLINA “1995”-archivo noiself


TETE MONTOLIU 
JAVIER COLINA

1995
Contrabaix/ Karonte

Siendo ciego, Tete veía el jazz como nadie. Siempre dijo que tenía alma de negro, naturaleza de blues. Esa cualidad innata de uno de los grandes del piano europeo se recupera diez años después de su desaparición en compañía del contrabajo de Javier Colina. Un concierto sin red en el Café Central dio pie a esta grabación en estudio donde el dominio del género, la libertad y el diálogo se alían. La idea de este proyecto, como decimos una extensión del escenario frente al público, intenta reflejar el espíritu de un músico como Montoliu, en su sentido más acentuado y expresivo del término. 



Músico integral y políglota, entre Tete Montoliu, Ketama y Bebo Valdés, la asombrosa versatilidad del contrabajista Javier Colina le ha permitido participar activamente en proyectos fundamentales del jazz y de la fusión de músicas tradicionales (cubana, flamenca, lírica). Santiago Auserón, productor-amigo de este trabajo que finalmente vio la luz en 2007, define a Colina: “Es desnudez del pensamiento y del sentir. Es de esos músicos que han dado un salto por encima de la fusión, a la vez hacia delante y hacia atrás”. La profundidad del detalle domina clásicos como Yesterdays (Kern), I remember you (Mercer) o Laura (homenaje al cine negro). Del directo al estudio, la intensa emoción y la abstracción de un lenguaje virtuoso y veloz como el bop y la carnalidad ensimismada del blues. 

Afirma Auserón: “Un clásico no es un modelo que justifique cualquier clase de copia, sino un individuo o ejemplar único que escapa a la generalidad”. Cercanía, inspiración y verdad dialogan al calor de la tradición, uniendo el pasado con el presente.



Foto: Esther Cidoncha



No hay comentarios:

Publicar un comentario