INICIO

01 enero 2012

NELS CLINE SINGERS Initiate


De la materia y sus estados


The Nels Cline Singers
INITIATE
     Nels Cline (g, elec.), Devin Hoff (b), Scott Amendola (bat, perc, elec.) 
Grabado en Berkeley y San Francisco, marzo y septiembre de 2009. Cryptogramophone -2CD

Una visión superficial sobre la condición de gemelos suele decantarse por las semejanzas más que las diferencias. Desde que tenían 12 años, cuando empezaron a tocar juntos, Alex y Nels Cline están rompiendo los moldes consanguíneos que unen la música que hacen: una sostenida en una expresión fluida y etérea y la del otro acerada y rotunda, las dos situadas más allá del complejo de pertenencia a una categoría (nótese que no se clasifica de off jazz). La década de Metheny fue la de los 80, la de Frisell y Scofield los 90.

Nels Cline es el guitarrista del momento, prototipo de músico que asimila lo anterior (de Jim Hall a Bill Frisell pasando por Jimi Hendrix y Robert Fripp) y al mismo tiempo se abre al rock (ruidista de Sonic Youth) tomando impulso en un factor tecnológico que no se impone sino que se naturaliza en su discurso. 

Nels Cline es el guitarrista del momento, prototipo de músico que asimila lo anterior (de Jim Hall a Bill Frisell pasando por Jimi Hendrix y Robert Fripp) y al mismo tiempo se abre al rock (ruidista de Sonic Youth) tomando impulso en un factor tecnológico que se naturaliza en su discurso
Los Singers son - como Medeski, Martín and Wood- un grupo cuya polivalencia y versatilidad parece no tener límites. El disco de estudio, tras la huella del trabajo en solitario Coward (2009), tiende a una recreación ambiental por momentos onírica y viajera y a una estética sicodélica de pinceladas retro que pasa de los sonidos industriales a los acústicos puros. Cuestión esta última de la que también participa un directo con más énfasis rítmico. Baste señalar el abismo que separa la agresividad de Raze de la suavidad esquiva de And now the Queen (Carla Bley), seguida de Blues too, tema dedicado a Jim Hall, para cerrar con un soberbio homenaje (timbre teclado-fraseo) a Joe Zawinul en Boggie woogie waltz



En directo, más cercano en nervio, músculo y fibra a The Giant Pin (de éste sale Thurston), se combina prodigiosamente desfiguración y arquitectura dialogantes de jazz-rock-metal, sicodelia y ruido. En suma, un mundo de materia que se hace energía en una poética turbadora que produce tensión sin solución de continuidad. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario